Cómo promocionar la salud con la psicología

Cómo la psicología influye en la salud

A poco que uno tenga capacidad de introspección, uno mismo se puede percatar de la influencia de los estados estados mentales sobre el propio cuerpo y la salud.

Cómo una situación de estrés perpetuada, una preocupación, una angustia o un carácter agresivo puede afectar a la salud; incluso popularmente se utilizan frases como “te va salir una úlcera” o “te va a dar un infarto” o “te va a salir un cáncer como sigas así” que demuestran el conocimiento popular de estos factores.

Hay una gran variedad de factores psicológicos que influyen en la salud pero entre ellos voy a destacar dos de ellos por verse más claramente: las emociones y los motivos sociales.

Es una realidad que las emociones influyen sobre los estados de salud y el negar esto no evita su impacto, sólo dificulta el cambio y alarga el proceso. Además diversos estudios han demostrado que el sistema inmunológico se ve afectado en procesos de enfermedades como el cáncer de mama, enfermedades coronarias, depresión, y salud física en general por las emociones y otros factores psicológicos.

Por este motivo es importante desarrollar un sentido de coherencia y sensación de control evitando miedos y supersticiones para poder entrar en una conversación que promocione la salud mediante el contacto con la realidad.

Los factores sociales relacionados con la psicología como la necesidad de poder y la necesidad de afiliación influyen también en la salud de la persona y las posibles dependencias que se puedan desarrollar y, por lo tanto, en su libertad. Así las personas que tienen una necesidad de influir en los demás y ejercer su poder dependiendo de su sentido de responsabilidad pueden tender a la agresividad o el uso de alcohol y drogas para satisfacer esta necesidad para lograrlo bien siendo temidos o idolatrados, cuando esta necesidad se ve estresada. Por otro lado las personas con gran necesidad de afiliación, cuando no satisfacen esta necesidad llegan a experimentar ansiedad y desconfianza que provoca un detrimento de la salud.

Mejorar la salud a través de la psicología

Ni que decir que hay formas de prevención y mejora de la salud que todos conocemos aunque no estemos siempre dispuestos a practicar; mucho antes de los tratamientos psicológicos y medicamentosos: los hábitos de alimentación, la práctica de un ejercicio moderado y la evitación de factores de riesgo como el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas. De hecho estas prácticas influyen también en los estados psicológicos que a su vez influirán sobre los estados físicos.

Otras habilidades que se pueden practicar para promocionar la salud tienen que ver con la superación de dependencias, tomar una actitud asertiva ante las situaciones de nuestro entorno, aumentar el control de la agresividad y aprender a gestionar las emociones ya que favorecen una relación sana con nosotros mismos, aumentan la libertad y el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *